Querido IV abuelo Domingo

Juan Cardona Comellas-juan@juancardona.es

Querido «trastararabuelo» Domingo: Hoy corre el año 2023 y hace 200 años que nos has abandonado dejando tu vida al servicio de la causa liberal en la batalla de los Monelos defendiendo la plaza de La Coruña sitiada por el ejército francés reforzado por un puñado de absolutistas partidarios de un rey felón, que cambiaba de opinión con ligereza, pensando solamente en su propio beneficio y no en el de
España; que por cierto, también defendiste heroicamente en el sitio de Gerona en tu Cataluña natal de la invasión napoleónica de 1808.

Como habíamos quedado te envío noticias de tu querida Patria para que te hagas idea de cómo viven en la actualidad tus choznos queridos y demás descendientes.

A pesar del tiempo transcurrido, en la actualidad, salvando las acciones militares la situación política es semejante a la que tú has vivido. Hoy otro «felón» para prolongar su mandato y mantener su poltrona está dinamitando la constitución que nos dimos en 1978. Una primera coincidencia: ya que tú defendiste la de 1812 que el rey Fernando VII volvió a jurar en 1820. En tus tiempos el infame solicitó ayuda a una potencia extranjera pactando la invasión de los «Cien mil hijos de San Luis» y prometiendo dadivas a un grupo de absolutistas nacionales.

Hoy el «desleal» de turno promete a traidores, terroristas, separatistas y demás pelajes prebendas que rompen con el principio constitucional de igualdad entre todos los españoles.

El «pérfido» va más lejos y pacta promulgar una ley de amnistía que dará un vuelco a la historia. Lo sucedido en Cataluña, como ya te había contado, en octubre de 2017, con la declaración unilateral de independencia, no fue tal: fue un ensueño. Los actos de vandalismo producidos fueron meras muestras de entusiasmo desatado y en el colmo del descaro traiciona a sus votantes «no catalanes» condonando deudas aquí y allá en perjuicio claro de las demás autonomías. Como con todo eso no le llega para completar la mayoría necesaria para su investidura el «indigno» entran a pactar con los que hasta hace bien poco defendían el asesinato de inocentes para conseguir sus fines (sabe Dios lo que les ofreció). Mira la calculadora y cae en la cuenta que aún le faltan unos votos: reclama el apoyo del PNV que se ofrece
nuevamente a recoger las nueces del nogal que otros varean y «donde dicen digo dicen Diego» y viceversa. Nuevo recuento contando esta vez con los votos que aportan sus compañeros de coalición con los que tiene un acuerdo el «perverso»: el grupo que se denomina «Sumar» y que esconden bajo esas siglas sus claros intereses de restar; restar aquí, restar allá y lo recogido bien está y algún carguito caerá con derecho a nuevo modelito diario.

Solo queda conceder unas migajas a los independentistas gallegos y echar el resto con un prófugo de la justicia que tiene en su mano los 7 votos que necesita: lucha de trileros entre quiero más sin dar nada y te doy todo sin pensar en el alcance de una generosidad mal entendida.

Una lejana esperanza queda en el horizonte: que las promesas del «engañoso» presidente se queden en papel mojado faltando una vez más a su palabra dejando a Groucho Marx como aprendiz en la defensa de sus principios cambiantes.

Solamente espero, que pase lo que pase, los pactos y acuerdos políticos de estos días no traigan consigo una nueva «Década Ominosa», similar a la que siguió a tu muerte, o lo que es peor el desmembramiento de España.

Con este simple relato te ruego que desde tu influencia etérea le hagas ver a algunos diputados nacionales elegidos bajo las siglas de PSOE que piensen en la última letra del acrónimo y voten en conciencia sin pensar en la «nominita» que es lo que materialmente les atornilla
al escaño y que voten en conciencia, no por imperativo de un «falso» que incumple todo lo que promete al cambiar de opinión de parte interesada. Pobre España…

Lea también

Sobre el Fiscal General del Estado

José M. Otero Lastres (*) El Fiscal General del Estado tardó muchísimo en llegar a …

3 comentarios

  1. La falta de empatía es tremenda, somos una familia y uno de los hermanos, al que han ayudado más que a los demás, se ha gastado en productos estéticos todo lo que tiene y más. Ahora quiere que todo lo que ha despilfarrado se lo paguen los hermanos para poder irse de la familia sin deudas. Lamentable el que se cree que eso es normal, lamentable el que se lo va a conceder.

  2. Juaniño, moito sabes. Me admira la bibliografía que habrás consultado y lo clarito que lo explicas . Me ha gustado mucho. En esta España tan sufrida y tan sufriente , ver que alguien le planta cara a semejante felón , ruin y vil donde los haya , que nos ha tocado en mala suerte. Graciñas

  3. Como dijo Karl Marx «La historia ocurre dos veces: la primera vez como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa»