Penoso memorial del barrio de Esteiro

Juan José Burgoajjburgoa@hotmail.com– (TIRANDO A DAR)

Corriendo el año 1750 se decidió iniciar la construcción de las gradas del nuevo Astillero Real dentro de la ensenada de Caranza, viéndose la necesidad de dar alojamiento al abundante número de trabajadores que estaba previsto ocupar en aquellas obras, por lo que el que entonces era la ladera del monte de Esteiro se convirtió en la sede del primer barrio creado ex novo en el Ferrol del siglo XVIII.

Realmente Esteiro estaba formado en un principio por dos unidades urbanísticas que se encontraban conectadas entre sí: el Cuadro y el Barrio. El Cuadro de Esteiro consistía en una amplia y arbolada plaza rectangular que remataba en la puerta de acceso al Astillero y se cerraba por unos amplios edificios alargados tipo pabellón, destinados a alojar la maestranza de Marina y a una serie de dependencias administrativas de la Armada.

burgoa-aLa Puerta del Astillero

Como recuerdo de la época queda hoy en pie, colocada de forma exenta, la Puerta del Astillero que muestra en su frontis un bonito escudo de España, obra del siglo XVIII en piedra caliza, mientras que la trabajada puerta de madera de la entrada se adorna con instrumentos gremiales. Este monumento no debiera ser el lugar apropiado para expresar la justa protesta de los trabajadores de la empresa Navantia, colgando la ropa de trabajo a modo de reclamo, lo que unido al descuido y maltrato que viene sufriendo hace tiempo, incluso con el destrozo de los asientos y los carteles ilustrativos, lo han convertido en un ejemplo vergonzoso de incuria y abandono vecinal.

El Barrio de Esteiro tenía una estructura regular de seis largas calles longitudinales, de las que quedan apenas las de Fernando VI y Carlos III, interrumpidas de forma irregular por unas cortas y estrechas travesías, resultando un conjunto urbanístico mal empedrado, con casas unifamiliares de pequeño tamaño y de mala calidad constructiva en general, careciendo de patios de luces y de la adecuada ventilación. El barrio fue demolido dejando escasos vestigios de su estructura material y su especial cultura, levantándose unas despersonalizadas construcciones porticadas que se extienden a los lados de una amplia avenida circulatoria que, a modo de permanente tajo de cuchillo, atraviesa el solar de lo que fue el antiguo barrio.

burgoa-bPuerta de Fontelonga

Por otra parte el histórico conjunto de la puerta arcada, garita, fuente y rampa de Fontelonga, la única puerta de mar que se conserva del recinto amurallado de la ciudad, aunque carente del muelle que usaban los vecinos, se encuentra hoy en día dentro del recinto militar del Cuartel de Dolores. A la vista del mal estado de la Puerta del Astillero y otros ejemplos de maltrato ciudadano en la ciudad, es triste convenir que lo que le corresponde ser patrimonio de la ciudad de momento no deba ser desafectado de su propiedad militar, dado que parece ser la única manera de poder conservarlo en buenas condiciones para generaciones futuras.

La entusiasta e hiperactiva Asociación de Vecinos de Esteiro, además de lanzar al aire fuegos de artificio y de organizar insulsos mercados marineros, debería preocuparse por el cuidado del Patrimonio Cultural del barrio, evitando casos vergonzosos de incuria y descuido como el que viene sufriendo la emblemática Puerta del Astillero.

 

 

Lea también

Letras Galegas 2024

Julia M.ª Dopico Vale “Luísa Villalta é unha das voces máis importantes da literatura galega …