La política es para los corredores de fondo

Enrique Barrera Beitia

En la política triunfan preferentemente los corredores de fondo, los que saben medir las distancias y acompasar el ritmo a sus posibilidades, mientras que las urgencias rara vez encuentran recompensa. Es comprensible la irritación de Feijóo en la noche del recuento de votos, y que le puedan las prisas si ha vislumbrado una ventana de oportunidades en el corto plazo por la coincidencia de cuatro elecciones en poco más de cien días. También es comprensible que haya llegado a la conclusión de que la mayoría que sostiene a Pedro Sánchez se quebrará tras las elecciones catalanas, pero no podemos asegurar que el gobierno carecerá de recursos para mantener una geometría variable en el parlamento, sin necesidad de recurrir a peticiones extremas del independentismo.

Las encuestas que ofrecen en abierto sus datos no muestran trasvases significativos de votos desde el socialismo al PP, pero sí que una parte importante de sus votantes están molestos y en “stand by”, seguramente a la espera de que transcurrido un tiempo prudencial se compruebe el efecto que ha tenido la amnistía. Seguramente el PP aventajará al PSOE en las elecciones europeas al ser muy propicias al voto protesta, pero la única conclusión irrebatible de las mismas será que Irene Montero obtendrá un acta con poco más del 2%, y que con ese porcentaje poco o nada podrá hacer Podemos en futuras elecciones, por lo que se desinflará dejando el terreno despejado a Yolanda Díaz.

El escenario ideal para Alberto Núñez Feijóo sería que la economía entre en crisis y que se reactive el proceso independentista, pero puede ocurrir todo lo contrario, en cuyo caso su discurso aparecerá como falso e impropio por su tono tremendista. Si es así, Pedro Sánchez respirará tranquilo porque sabe que le queda todas la legislatura para remontar.

Nos queda la incógnita de saber si la crispación desaparecerá tras las elecciones europeas. El contraataque socialista no estaba previsto por los analistas, y a Isabel Díaz Ayuso le esperan tiempos difíciles por las reconocidas comisiones ilegales percibidas por su novio y por la posibilidad de que se le abra causa judicial por el protocolo de actuación en las residencias de mayores. Feijóo puede tener la tentación de citar a la mujer del presidente para que comparezca en el Senado pero entraña riesgo, porque aunque los altavoces mediáticos cercanos saben hacer mucho ruido con pocas nueces, el PSOE respondería citando a Micaela Núñez Feijóo, que en 2016 fue nombrada directora para Galicia del Grupo EULEN después de que la Xunta le concediera contratos valorados en más de seis millones de euros. Seguramente no hay delito, pero es muy poco estético.

Lea también

«Só Elas» en su V Aniversario

Julia M.ª Dopico Vale En abril de 2019 se presentaba ante el público ferrolano la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *