Rafa Nadal también es de carne y hueso

Pedro Sande García

En el momento en el que Rafa Nadal anunció que había aceptado convertirse en el nuevo embajador de la federación Saudí de tenis, fue cuando decidí escribir este artículo.
También tomé la decisión de esperar un tiempo hasta que los medios de comunicación ymlas redes sociales dejarán de escribir sobre una cuestión de gran repercusión, y por supuesto no me estoy refiriendo al apartado deportivo. De lo que leí en estas semanas, no fue mucho ya que al final lo dicho y escrito se convirtió en algo repetitivo, lo que más me ha llamado la atención es que la única cifra que parecía tener importancia son los 500 millones de dólares que le pagarán al tenista español por desempeñar su papel de embajador.  Me van a permitir que introduzca unas cifras y datos que desde luego para mí son mucho más importantes que los citados millones de dólares.

En el año 2022 Arabia Saudí ejecutó a 196 personas, 81 en un solo día, la mayoría de ellas mediante la decapitación. Esta cifra es la mayor en los últimos 30 años en el país árabe. El país del cual Rafa Nadal se ha convertido en embajador es uno de los once países donde la homosexualidad puede llegar a castigarse con la pena de muerte. En 2019 una agencia gubernamental calificó la homosexualidad, el feminismo y el ateísmo como ideas extremistas que deberían ser castigadas con la prisión y la flagelación. Un ejemplo de estos castigos fue la condena, en 2020, a Mohamed al-Bokari, defensor de los  derechos LGTBI , a 10 meses de prisión y 500 latigazos, acusado de violar la moral pública, promover la homosexualidad e imitar a las mujeres. Con penas entre 15 y 45 años de cárcel pueden ser castigadas las personas que ejerciten la libertad de expresión o asociación pacífica. En el informe del año 2022 elaborado por la organización Amnistía
Internacional se citan, además de los casos de pena de muerte y persecución de determinados colectivos, la prohibición de las organizaciones defensoras de los derechos humanos, el uso de las torturas y los malos tratos en detenciones arbitrarias, la discriminación de las mujeres que entre otras agresiones a sus derechos deben obtener el permiso del tutor para casarse y, una vez casadas, están obligadas a obedecer a sus maridos. En el caso de que una mujer que haya sufrido abusos y decida abandonar el hogar familiar puede ser denunciada de desobediencia por su guardián, detenida y devuelta a su custodia.

Pues parece ser que todos estos datos e información carecen de importancia, a mí me causan estupor, y que lo único destacable de la noticia son los 500 millones de dólares que se va a embolsar Rafa Nadal.

No solo ha sido el tenista español el que ha aceptado contratos con cifras desorbitantes, tanto en Arabia Saudí como en otros países de la zona. Me vienen a la cabeza deportistas como Cristiano Ronaldo, John Ram, Sergio García u organizaciones que han decidido celebrar en estos países del golfo importantes eventos deportivos. Mundial de futbol, Rally Dakar, Master de tenis, Circuito de Golf y Pádel, Formula I y las Supercopas de Italia y España, esta última les tengo que confesar que me escuece y me produce un enorme malestar. En las fechas que escribía este artículo he visto la noticia de que Arabia Saudí celebrará en el mes de octubre de 2024 el ‘’Gran Slam de los seis reyes’’ con la participación de Novak Djokovic, Rafael Nadal. Carlos Alcaraz, Jannik Sinner, Daniil Medvedev y Holger Rune. Podría parecer que solo son los deportistas los que, por un puñado de dólares, se han puesto una venda ante el comportamiento de un país como Arabia Saudí con los derechos humanos, la realidad es que no hay ningún país de nuestro entorno que haya dejado de mantener y fortalecer las relaciones tanto comerciales como diplomáticas. Las condenas, el caso de la Unión Europea es un ejemplo, siempre han sido muy suaves y de cara a la galería. Creo que todos ustedes conocen las razones de estas buenas relaciones con el país Saudí. Arabia Saudí tiene los segundos recursos naturales más valiosos del mundo. El país tiene las segundas mayores reservas probadas de petróleo y es el mayor exportador de petróleo del mundo.
También tiene la quinta mayor reserva probada de gas natural. Estas riquezas naturales así como la situación geográfica hacen de este país un aliado estratégico tanto de los países occidentales como de aquellas personas cuya prioridad sea el exagerado enriquecimiento y la exagerada codicia.

Hasta la firma de este descomunal acuerdo he considerado a Rafa Nadal como el mejor deportista español de todos los tiempos, esta idea no va a cambiar, pero también como un ejemplo de persona por su comportamiento tanto fuera como dentro de la cancha de tenis. Educación, cortesía, respeto con el adversario, superación, calificativos muy difíciles de atribuir a una gran mayoría de deportistas que han logrado unos éxitos similares al tenista español. Leer la noticia de la alianza con la federación Saudí de tenis me produjo una gran decepción. Se preguntarán ustedes que también me podrían haber causado la misma decepción otros deportistas citados en este artículo, no ha ocurrido así debido a que lo único que han representado para mí es que son unas personas con unos extraordinarios éxitos deportivos. Fuera de estos éxitos siempre los considere unas personas normales, de carne y hueso. Es posible que la gran decepción con Rafa se haya producido al darme cuenta de que él también es de carne y hueso y que solo existe un único ser humano que yo pueda considerar como un modelo de comportamiento, me van a permitir que me guarde en la intimidad su nombre y su recuerdo. Fuera de la especie humana siempre nos queda el consuelo de aquellos personajes que para cada uno de nosotros representan un modelo de comportamiento, en mi caso siempre estará el capitán Haddock, amigo fiel y honesto.

Para terminar me gustaría saber cuál sería la respuesta de Rafa Nadal si en una rueda de prensa le preguntarán que es lo que piensa sobre los condenados a muerte en Arabia Saudí y sobre el informe de Amnistía Internacional. Seguro que contestaría lo mismo que cualquier persona de carne y hueso.

Cuídense mucho.

Lea también

«El encargado» y «Nada», dos series Argentinas para disfrutar y divertirse

Pedro Sande García La primera versión de esta crónica estaba centrada en una sola serie, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *