Editorial-Poner palos a las ruedas mientras el gobierno local no cumplió los cien días

 «Las promesas electorales están para no cumplirse«, decía el profesor Tierno Galván. Es probable que haya quienes crean que Tierno Galván era sabio por encima de sus posibilidades, especialmente algunos de sus coetáneos políticos que, lejos de amarle, le odiaban cordialmente porque les dejaba intelectualmente al pie de los caballos. Fue el modelo de alcalde al que muchos aspiran hoy a ser, el que recuperó para los madrileños el orgullo de una ciudad envidiada por su despegue cultural y por la libertad de pensamiento que predominaba en todos sus ámbitos.

¿A qué viene a cuento?. Pues a que parece que en el tema de promesas el viejo profesor quizás estuviese engañado, porque no todos los políticos opinaban y opinan lo mismo, y porque tomando el caso de Ferrol “de momento” esa frase no viene a cuento.

Se cumplen este martes, día 5, los primeros ochenta días de un gobierno local encabezado por el popular José Manuel Rey Varela, y a veinte para que se llegue a los cien días período que suele concederse a todo nuevo político para ver como ha sabido iniciar su mandato y lo que ha hecho en ese, este, tiempo.

El seis de mayo, antes del día de depositar los ciudadanos la papeleta electoral en las urnas, el entonces candidato del Partido Popular en el transcurso de una rueda de prensa, entre otras cosas afirmaba “En los 100 primeros días de mi mandato: nombraré a mi gobierno para comenzar a trabajar por Ferrol desde el minuto uno, abriremos el ayuntamiento a los vecinos y aprobaremos unos presupuestos.” .

Y Rey Varela ofrecía un programa a los ferrolanos, porque todas las candidaturas así lo hicieron, y los ferrolanos es de suponer y aceptar democráticamente votaron por él y por lo que ofrecía. Lo primero que hizo fue abrir las puertas del ayuntamiento a los vecinos, aprobar un presupuesto municipal, puente para el del 2024 y sobre todo gobernar “para todos” y sin mentiras, que de esto último saben mucho más algun@ edil que en la última temporada o abandonaron el concello o se separaron de la política que se llevaba a cabo.

¿Y el segundo interrogante a que viene a cuento?. Pues que los perdedores en la contienda electoral, algunos, no han terminado de asimilar que son eso, perdedores, y que el nuevo alcalde no está haciendo otra cosa que cumplir con su programa, con lo prometido, con lo dado a conocer con luz y taquígrafos, lo que parece no gustar a “determinados” políticos. No hay nada más que asistir a los plenos municipales y ver “las perlas” que se dirigen tanto al alcalde como a alguno de los ediles. A veces insultos groseros, y algunos es que no aprenden después de que el electorado les haya dado la espalda.

Si nos atenemos a esos cien dias y las promesas…como decía el Cardenal Cisneros “Ahí están mis poderes”.  Apronado un presupuesto municipal 2023 para poder echar adelante los impagos pendientes, las promesas incumplidas, los convenios aprobados pero no firmados, los acuerdos plenariso no llevados a efectos….Y  sumemos el reabrir los comedores seniors empezando por el de Río Xuvia, la parada de taxis en la plaza de Armas, ascensores en el parking del Cantón y Mercado de A Magdalena, aparcamientos disuasorios, eliminar las cámaras recaudatorias en Tierra y Rubalcava, en estudio el pasar de nuevo a 50 km/h. en Catabois, avenida Esteiro y Carretera Castilla tan solicitado por los conductores de vehículos, autorizar la licencia de obras para la nueva residencia de Mayores en O Bertón, roza mecánica en la zona rural, gestionar que la Xunta continúe con el Plan Resurbe en Ferrol Vello, gestionar la adjudicación por la Xunta del nuevo colector del Rio Sardiña en Serantes, apertura de la bibiloteca municipal por las tardes , obras urgentes en el estadio de A Malata para que el Racing pudiera jugar los partidos oficiales en Ferrol, iniciar trabajos de renovación del Parque de Bomberos, aprobar para el mes de octubre el plan de podas, y así un buen etc.

¿Qué la oposición critica el que se acorten las intervenciones de los plenos?, pero..¿Han asistido ustedes o visto por internet alguna de las sesiones plenarias en las que determinados políticos hablan y hablan y más blay  bla, solo para “el non” y llegar a los insultos?.Largas peroratas quizás para demostrar, para ellos y sus seguidores, que son los que mejor lo hacen y los que más trabajan por la ciudad y para determinados grupos. Era algo necesario y que se lleva haciendo hace tiempo en muchas ciudades de toda la piel de toro, para evitar sesiones plenarias  hasta las doce de la noche y que debían continuar en otras fechas.

¿Qué la oposición critica el que se cubran los restos encontrados en el inicio de la calle San Francisco?. Pues a eso se les contesta con el informe de Patrimonio y de un arqueólogo que el nuevo gobierno tuvo que contratar porque “todo estaba paralizado” y lo que no se quiso decir, o eso si que se tapaba, es que la paralización de las obras en esa calle, iniciadas por el gobierno anterior, y su no terminación antes de finales de año podían llevar a que fuese el concello quien las abonase en su totalidad y no con los fondos europeos. Claro que eso a lo mejor no importaba mucho, así estaban los pagos de obras como las que se realizan en la calle de la Iglesia, o las de Pardo Bajo, eso… solo un ejemplo. Se quejan alguno por tapar restos…. se olvidan de los que se taparon gobernando la izquierda en la plaza de España, si, los restos de la antigua muralla. Ah…eso se olvida. Aquello fue un “plias plas” esto que hace el PP es “unha navallada”. ¡Doctores tiene…! Por cierto inconcebible que se saque a subasta una obra de reurbanización sin antes  no haberse planteado lo que podría haber bajo tierra. Como bien dice un amante de los temas ferrolanos «Yo creo que es un problema político derivado de fijar plazos previos para la conclusión de una obra sin conocer primero el alcance del sustrato arqueológico. Para mí, el proceso debería ser cata, decisión, intervención con alternativas urbanísticas y de tráfico y, posteriormente, proyecto y obras… no proyecto de obra con plazo de finalización y posteriormente cata e intervención. No tiene ningún sentido», efectivamente una metedura de pata por alguien que ya no está en la poltrona y «de su equipo político de urbanismo».

Es cierto que la oposición está para velar por los intereses de la ciudad y de todos los ciudadanos pero también para apoyar, como por ejemplo hizo el PP en el caso del convenio con Defensa, que no hubiera salido adelante sin sus votos. Es claro que en democracia la oposición es clave. Pero lo que los ferrolanos suponemos que quieren es que se dejen de poner palos a las ruedas “incluso cuando el carro son la ciudadanía” y que se piense en y por Ferrol.

En fin, dejemos trabajar al nuevo gobierno, no busquemos escusas, aceptemos el resultado de las urnas, no nos disgustemos por no lograr un alcalde “en el aire” apoyado por el resto de la izquierda para que lograse el puesto para después, muchas veces, ponerlo en la picota.

Recordemos lo dicho, ante testigos, por Rey Varela en la pre campaña «Tenemos la obligación moral de ofrecer una alternativa al desgobierno de los últimos años. Somos la alternativa para unir a los que creen que Ferrol se merece y necesita un Gobierno mejor. Por eso, iniciamos el mayor proceso participativo que se ha dado en la ciudad jamás, este proyecto no es de un partido, sino de la ciudad, es un punto de encuentro de los ferrolanos para no perder ni un minuto más y devolver a Ferrol la ilusión y esperanza”.

Y si, ya se sabe que todo es según el color del cristal con que se mira. 

Lea también

Editorial-Un consejo a Rey Varela tras el ninguneo “no le envíe carta al presidente, no la leerá”

Tras unas “hermosas palabras” del presidente del Gobierno y líder socialista dedicadas a la Xunta …