Navantia. En el sur reparten las vestiduras y Podemos hace de mala madre

No queda más remedio que salir al paso, es inadmisible lo que está ocurriendo en el sector naval y más concretamente en Navantia y con Navantia.

Todo viene a cuento de la falta de trabajo en algunas factorías de la empresa naval, destacando claro está en las de la ría ferrolana, y… cuando suenan clarines, cuando se espera un importante contrato, comienzan por un lado los que «después de la crucifixión se reparten las vestiduras» y los que ponen palos en las ruedas impidiendo que ese contrato no se lleve a cabo.

Comenzando por los segundos nada mejor que tomar lo dicho por el presidente del comité de empresa de Navantia en San Fernando, Jesús Peralta (del que escribiremos más adelante alguna de sus perlas en relación a la carga de trabajo).

Señala que el contrato de cinco corbetas para Arabia Saudí estará en firme en unos días y avisaba «que si no lo hacemos nosotros lo hará otro país saliendo al paso de varias ONGs  (Ya lo hizo Galicia Ártabra en anterior editorial) que decían que la exportación de estos buques supondría una clara violación del derecho internacional». Uf. «Si no lo hace Navantia, Estados Unidos y Alemania están dando bocados en Arabia para llevarse esos contratos».

Es decir  que esas ONGs se preocupan mucho, y bien, de pueblos enteros que se encuentran en unas condiciones ínfimas, reciben el apoyo no solamente estatal sino de muchos ciudadanos españoles y sin embargo no les preocupa la triste situación por la que están pasando diversas zonas del mapa español, como Ferrolterra en donde se dan unos índices tremendos de paro, lo que supone «un mal vivir», pobremente, de muchos ciudadanos. ¡Incomprensible! Y curiosamente no se tiraban de los pelos cuando Navantia  construyó una serie de buques para Venezuela (no digan que es lo mismo), cuando todos sabemos lo que está ocurriendo en ese país, salvo los que se lucraron o lucran de la mala situación venezolana.

Pero claro, cuando Jesús Peralta se refiere a la oposición al proyecto no se olvida de Podemos y señala que pidió a los alcalde de Cádiz y Puerto Real «que le digan a su jefe que por favor se calle por el contrato de Arabia, porque va a … a más de diez mil familias».

Je, je… por un lado  piden contratos, critican la falta de trabajo… pero por el otro  en un plan completamente demagógico  aluden al armamentismo, a los inconvenientes… en un claro descaro el de esas organizaciones y de Podemos.

¿Qué hacen en ese mandar callar los seguidores de Pablo en la zona ferrolana? ¿No estaría también un mensajito diciendole que cierre su boca o le cortan la coleta? ¡No, por aquí están en luchas internas, desangrándose, y pensando en poltronas!

La segunda parte de este comentario va dirigido a determinados sindicalistas de la zona sur. Se frotan las manos diciendo que el contrato de las cinco corbetas se dirigirá exclusivamente a la factoría de San Fernando, y eso demás con el apoyo del PSOE con el que ya han mantenido varias reuniones y que ya por cierto los socialistas presentaron una moción en el Congreso de los Diputados  sobre un «plan industrial de futuro» para la zona gaditana. (Aquí hubo mucha visita de Pedro Sánchez, mucho decir que se iba a luchar por Navantia pero… ya se ve que esa lucha se dirige hacia otras factorías).

Es decir, que esos señores, sin pensar en los demás ya se reparten «el manto del crucificado entre ellos» y… «bueno, si no les llega a los de Ferrol el contrato de Australia ya entonces habría que repartir».

Hablan del futurible contrato de Australia, pero se reafirman en que primero ellos.

Y ya estamos cansados de que nuestras factorías sirvan para «repartir», pero en ese reparto… solo migajas. Pensemos en los últimos contratos de los petroleros donde aquí nos dan «los trozos» mientras las hierbas comienzan a ocupar diversas zonas de la factoría de la antigua Bazán.

Los de «agrupémonos todos»… los de la unidad sindical, los de justicia y pan… parece que para algunos son frases, palabras, que lleva el viento.

Y repetimos y aumentamos la pregunta. ¿Los sindicalistas de Ferrolterra no van a decir nada, pedir aclaraciones y coordinar  un poco con los de otras zonas? ¿Los políticos que tanto prometieron en campaña, que se reunieron con los comités de empresa (puro paripé), que dijeron que si ellos gobernaban… no van a decir nada y toman ejemplo de los suyos en Andalucía? ¿El gobierno local, preocupado por tantas cosas… no va a dar un toque en defensa del contrato además del «si pero,…»?

Desde Ultramar.

Pedro Sanz. Director.

Lea también

Editorial-Tras los asesinatos en Barbate…«¡Viva honrada la Guardia Civil!»

Este viernes, un día después de que un 8 de febrero de 1913, hace 111 …

4 comentarios

  1. Partiendo de la base de que el comité de empresa no tiene nada que decir acerca de dónde se construya un barco y de que en este país de Taifas cada uno mira a lo suyo considero que la Dirección de Navantia evaluará el reparto de trabajo dependiendo de los pedidos que tenga. espero que no se vuelva a dar un caso como el del Cantabria (construido en Cádiz para contentar a Caves) o el de los Santana (construido en Linares, Jaén, cuando UROVESA había ganado el contrato).

    Pero independientemente de eso lo patético es cómo sólo se piden responsabilidades cuando gobiernan los Tirios, como si con los Troyanos nos hubiera ido bien. Hay que hacer Navantia mejor, invertir en formación, ganar en eficiencia, mejorar las instalaciones, desarrollar I+D+i… y dejarse de demagogia: El tal Peralta no tiene nada que decir acerca del tema, o no debería tenerlo.

  2. Pregunto (lo ignoro)
    ¿Nunca se ha dado la situación contraria, que en Ferrol hubiera carga de trabajo y no en el sur? Si se dio tal situación ¿era la preocupación de los sindicatos y políticos ferrolanos que parte de la carga de trabajo se fuera hacia el sur, o intentar que toda la carga de trabajo se quedara en casa?

    • si, cuando se hicieron varios contratos para el ejercito español se hicieron los barcos mas grandes (tipo portaviones juan carlos I y los destructores aki y ayi se quedaron con las los bac y bam (barcos de aprivisionamiento y desembarco vamos barcos tipo pateras para llegar desde el mar a la mismisima playa)