Los Reyes presidieron en Marín los actos del XXV aniversario de la promoción de Felipe VI

(Fot. Casa real)
(Fot. Casa real)

Los compañeros de la promoción de 1989 con los que el Rey de España, Felipe VI, cursó su formación militar en la Escuela Naval Militar (ENM) de Marín, han agradecido su «constante dedicación y cariño» a la Brigada y a la Armada con motivo del 25º aniversario de la entrega de despachos en la que se graduaron. Durante el acto militar celebrado en el recinto castrense, en la mañana de este viernes, día 26, que ha coincidido casualmente con los 100 primeros días de su reinado, han recordado la presencia de Felipe VI en aquel curso, «como un alumno más».

En representación de los oficiales ingresados en 1989, el capitán de fragata José Luis Nieto Fernández, que entonces había sido número 1 de la promoción, ha tenido un recuerdo especial para aquel tercer año de Guardiamarina al que se refirió como «uno de los más gratificantes», ya que el crucero de instrucción en el  «Juan Sebastián de Elcano» sirvió para inculcarles «el trabajo en equipo, el compañerismo y la vida en el mar», que constituyen «las señas de identidad de un marino», ha señalado.

Nieto Fernández ha comparado las sensaciones que tenían 25 años atrás al recoger sus despachos «con ilusión e incertidumbre» por el futuro, con las emociones en la actualidad. Así, en este día, ha asegurado que están «tan ilusionados como entonces», si bien aquella incertidumbre se había transformado «en satisfacción» por el tiempo de trabajo dedicado a la Armada pese a conllevar «importantes sacrificios personales y familiares», y en «nostalgia al echar la vista atrás y recordar los buenos momentos pasados» navegando por diversos mares.
«Muchas cosas han cambiado durante estos años, solo nos hace falta mirarnos al espejo», ha reconocido el portavoz de la promoción de 1989, quien ha destacado la capacidad del grupo para «superar los retos» de la Armada, especialmente en aquellos casos relacionados con las misiones en el extranjero. Así, Nieto Fernández ha mencionado a uno de los integrantes de la promoción, Alejandro Cuerda, ausente por este motivo.

En su intervención también ha rendido homenaje a los cuatro compañeros de promoción fallecidos en los últimos años; los familiares de dos de ellos se encontraban entre los asistentes a este acto conmemorativo.

También ha acudido a esta celebración el almirante de personal José Antonio Ruesta Botella, quien en 1984 fue el comandante que les recibió en la Escuela Naval Militar, al que han agradecido su «inestimable ayuda y constante ejemplo».

PILARES

En cuanto a los «pilares fundamentales» sobre los que estos militares han construido su carrera, José Luis Nieto ha destacado la «magnífica formación militar y técnica» recibida en esta institución, y en valores como «lealtad, obediencia, integridad y espíritu de servicio». En segundo lugar, se ha referido al «apoyo incondicional» de los familiares.
«Lo más importante ahora es nuestro compromiso con el futuro«, ha explicado Nieto Fernández, confiando en que «el trabajo y la dedicación a la Armada y a España traerá iguales o mayores satisfacciones que en el pasado».
Por último, ha emplazado a sus compañeros de promoción, a los que se ha referido como «camellos«, el animal que eligieron como «símbolo» de la brigada, a disfrutar lo que ha calificado como un «día único».

rey-aniversario-26-1PRIMERA VISITA

Por su parte, el comandante director de la ENM, José Luis Sobrino, ha expresado su «orgullo y enorme alegría» por la primera visita de los Reyes de España a esta institución y les ha transmitido su «inquebrantable lealtad y los mejores deseos de éxito» en su reinado. Con su participacion en la conmemoración de los 25 años de la promoción de 1989, Sobrino ha elogiado el «ejemplo» de Felipe VI en su propósito de «perseverar en el modo en que la Armada viene formando a sus oficiales desde hace casi tres siglos».

El director de la ENM ha destacado la «honda significación personal y profesional» de este 25º aniversario de entrega de despachos que, en el caso del Rey de España, le había sido entregado por su abuelo, el Conde de Barcelona. Al dirigirse a los oficiales homenajeados, Sobrino ha explicado que sus «ideales» de «entrega y espíritu de servicio» a la Armada y a España «siguen vivos» y que la «renovación de su compromiso» ante la Bandera Nacional representa «la mejor lección» para las damas y caballeros alumnos que se están formando en la actualidad.

En alusión a estos últimos, José Luis Sobrino se ha comprometido a «proporcionarles una formación de excelencia» en materia científica, humanística, militar, naval y moral.

Al sumar los 5 años de aprendizaje en la ENM y los 25 años de servicio de los oficiales de la promoción de 1989, Sobrino les ha puesto como ejemplo de «pasado» y «porvenir»; como muestra de que «el compañerismo que nace y se forja de puertas adentro se ha convertido en un lazo imborrable» que, ha añadido, «perdurará de por vida».

 DE NUEVA YORK A CENAR EN COMBARRO

Horas después de aterrizar en Madrid procedentes de Nueva York, el Rey embarcó ayer en un Falcon de la Fuerza Aérea Española y viajó a Pontevedra, donde en la mañana de este viernes ha presidido en Marín los actos del XXV aniversario de la promoción de Don Felipe.

El Monarca viajó la víspera para asistir a una cena en un restaurante de Combarro con sus compañeros de promoción de la Escuela Naval Militar, según informan varios medios locales.

A la cena asistió solo Don Felipe, quien estuvo paseando con algunos de sus compañeros por el casco antiguo de Combarro de camino al restaurante. En su recorrido, el Rey se cruzó con algunos vecinos, a los que Don Felipe saludó con un «buenas noches».
El Rey y sus compañeros de promoción tomaron primero un apertitivo, a base de empanada, pulpo y berberechos, en el restaurante O Peraio, al que solía acudir durante su etapa de formación en la Academia Naval. Y después se dirigieron al restaurante Alvariñas, donde los 155 comensales degustaron típicos platos gallegos.

Doña Letizia viajó a Marín esta mañana para acompañar a Don Felipe en los actos centrales de la Academia Naval Militar y regresó a Madrid antes que el Rey, que se quedó en Galicia para participar en el resto de los actos castrenses.

 

Lea también

El patrullero de la Armada ‘Arnomendi’ inicia la vigilancia de la ‘Campaña del bonito’

El patrullero de la Armada “Arnomendi” ha partido este lunes 3 de junio, al mando …