¿Dónde se fue el dinero?

Antonio M. CarmonaAntonio Miguel Carmona-(director diario progresista)

Aquí se ayuda a los que más tienen cuando estos tienen problemas. Los argumentos para ello siempre son tan lógicos como insuficientes. La ayuda a las instituciones financieras, esas que a usted le escandalizaron, simplemente se han esfumado.

El FROB cerró 2012 con unas pérdidas de 26.000 millones de euros. El resultado de haber ayudado a las instituciones financieras y no haber recuperado el dinero. La valoración neta de sus participaciones ha sufrido un deterioro sin precedentes en la historia económica de nuestro país.

¿Ven? Cuando les digo que debemos de introducir un impuesto a los depósitos, más allá de la transmisión al cliente, les estoy hablando de recuperar a lo largo del tiempo, a través del sistema fiscal, lo que le pertenece a los españoles.

Alguien escribió que, desde principios de los ochenta, los bancos y cajas, las instituciones financieras españolas, han recibido mucho más dinero que el que han llegado a pagar en forma de impuesto de sociedades.

En definitiva, que existan, que hagan negocio, nos cuesta dinero a todos los españoles. Al FROB, es decir al Gobierno n-en definitiva a usted-, le ha costado Bankia, de momento, 9.176 millones de euros, Catalunya Bank 6.670 millones de euros, el Banco de Valencia 5.498 millones de euros o NCG Banco 3.091 millones de euros.

Mientras usted mismo se pregunta por qué no fluye el crédito, por qué no le conceden un préstamo o qué ha hecho mal para que no le descuenten una letra, mientras tanto, digo, el Gobierno de España reconoce unas pérdidas de 26.000 millones de euros generadas por el supuestamente justificado motivo de ayudar a los bancos de este país.

Como dicta la normativa, empero, el Tesoro público tendrá que recapitalizar el FROB para que siga ejerciendo de guardián de los que lo hicieron mal. Mientras, créanme, el país sucumbe en la más profunda recesión y los consejeros delegados aumentan sus indemnizaciones sin que apenas nadie se entere de nada.

 

 

 

Lea también

El Feminismo y la Ley del Péndulo

Enrique Barrera Beitia Si soltamos un péndulo, oscilará de lado a lado hasta quedarse quieto …