«Galicia sabe amar» impulsa los productos del mar gallegos dentro y fuera de sus fronteras

Los productos del mar de Galicia están demostrando que son auténticos viajeros gracias a que tanto la Administración gallega como las empresas de la comunidad apuestan por mostrar sus bondades más allá de sus fronteras. Esta estrategia -iniciada hace ya más de una década y desarrollada con actualizaciones y adaptaciones constantes a las demandas de los consumidores- contribuye a poner en valor la calidad de los pescados y mariscos gallegos en todas sus versiones -frescos, congelados, en conserva o en otras presentaciones- y la labor de los profesionales del mar que se encargan de capturarlos y prepararlos para su venta.

Esta estrategia -desarrollada mediante la ejecución de campañas de promoción como GALICIA SABE AMAR y con la participación en ferias de alimentación nacionales e internacionales- ha contribuido a impulsar las exportaciones de productos del mar gallegos hasta cuotas nunca antes vistas. En los últimos años las ventas gallegas al exterior de pescados y mariscos en distintas presentaciones marcó récords, alcanzando en 2022 su último máximo con más de 2.700 millones de euros facturados. Este hito se produjo a pesar de las dificultades económicas globales derivadas de la guerra en Ucrania, del encarecimiento de la energía y de las materias primas y de la escalada inflacionista que llevó aparejada.

En estos resultados es clave la dilatada experiencia y trayectoria de las empresas gallegas de la cadena mar-industria a la hora de participar en distintas ferias para dar a conocer sus productos, abrir nuevas vías de negocio y llegar a más mercados. A estos encuentros sectoriales acuden bien en solitario -en el caso de las empresas más grandes- bien de la mano de la Consellería do Mar, que está participando cada año en cerca de una veintena de certámenes nacionales e internacionales a petición del propio sector, que ve en la presencia en estos foros una oportunidad para impulsar su actividad y las relaciones comerciales con todo el mundo.


En esta línea, la Xunta ya estuvo o va a estar presente en importantes ferias internacionales como Gulfood Dubai, Foodex Japan, a Seafood Expo North America, Tutto Food Milán, a Summer Fancy Food Show de Nueva York, a Seafood Expo Asia, Expomar Cabo Verde o Anuga Colonia. A ellas se suman otras nacionales como la Aquafuture Spain de Silleda, el Salón Gourmets de Madrid, la Seafood Expo Global de Barcelona, Expomar Burela, Salimat Abanca en Silleda, Conxemar Vigo, San Sebastián Gastronómika, Xantar Ourense o Gastrónoma Valencia.

GALICIA SABE AMAR

La comunidad participa en estas ferias en el marco de la campaña GALICIA SABE AMAR, puesta en marcha en 2021 y que tiene como objetivo poner en valor los productos del mar y al mismo tiempo agradecer el esfuerzo realizado por los pescadores gallegos para poner a disposición de los consumidores múltiples alimentos de la máxima calidad.

Esta estrategia amplia -que engloba otras acciones puntuales dirigidas a los escolares o a la generación millennial- dio continuidad a la iniciativa puesta en marcha en 2020 coincidiendo con la alerta sanitaria por el coronavirus “Compra producto fresco del mar. Estamos en el mismo barco”, que pretendía agradecer el esfuerzo realizado por la flota a pesar de dificultades. En esos meses el sector pesquero, que fue declarado esencial, siguió faenando a pesar de que en muchas ocasiones no le era rentable para suministrar alimentos de calidad a la ciudadanía.

A estas campañas más genéricas impulsadas por la Xunta se añaden otras específicas de producto, tanto del sector como de la Administración, en las que se ponen en valor recursos como la merluza, el bonito del norte, el centollo, el pulpo, los mariscos o el mejillón, entre otros muchos. En esa promoción también se incluyen los productos elaborados, como son las conservas o congelados, que cuentan con importantes campañas para impulsar su consumo y sus precios.

Con todo este trabajo, Galicia aspira a que los profesionales del mar cuenten con mejores ingresos y que la actividad pueda mantenerse en el futuro haciéndose atractiva para las nuevas generaciones. La finalidad es que la gente joven vea que el sector marítimo-pesquero es una buena opción profesional y que la comunidad mantenga su papel de referente español y europeo en la producción y comercialización de productos del mar.

Novedades de 2023

La campaña GALICIA SABE AMAR dio un paso más en este 2023 al echarse a la carretera para recorrer mediante cuatro foodtrucks distintos ayuntamientos de España por los que pasan diferentes rutas del Camino de Santiago. En ellos las cuatro furgonetas ofrecen pinchos elaborados a base de productos certificados del mar de Galicia para poner en valor su versatilidad y calidad animando así a vecinos y visitantes a comprarlos y consumirlos.

Esta peregrinación por el territorio nacional comenzó el pasado mes de febrero en Galicia, siguió después por otras comunidades y ahora ya está de vuelta en tierras gallegas. En este tiempo las foodtrucks de GALICIA SABE AMAR acercaron sus elaboraciones a más de 230.000 personas.

La campaña ofrece un total de 10 pinchos diferentes elaborados a base de productos certificados del mar -como los amparados por el sello pescadeRías, berberecho de Noia, bonito del norte o mejillón de Galicia- junto a otros productos de la tierra con Indicación Geográfica Protegida (IGP) o Denominación de Origen Protegida (DOP) como las alubias, la miel, los pimientos, los quesos, el pan o las patatas.

Toda la información sobre las rutas de estas cuatro furgonetas puede consultarse en la página web www.galiciasabeamar.xunta.gal o en las redes de la Consellería do Mar, donde se actualiza la información sobre los distintos recorridos, horarios y posibles cambios de última hora.

Resultados

La estrategia diseñada por Galicia para promocionar los productos del mar y elevar tanto su consumo como sus precios parece dar frutos pues las cotizaciones en las lonjas gallegas encadenaron varios máximos históricos en los últimos años. En 2022 el precio medio alcanzó los 3,26 euros el kilo, una cifra un 30% superior a la media de la serie histórica, que se remonta al año 2002.

De esta forma el sector marítimo-pesquero gallego avanza en su objetivo de obtener mayores ingresos por los productos y mejorar la rentabilidad de la actividad -haciendo frente a dificultades como las derivadas de la guerra en Ucrania y el encarecimiento de las materias primas- al tiempo que contribuye a la sostenibilidad de los recursos pesqueros.

De hecho, se trata de una cuestión fundamental para una comunidad que cuenta con más de 60 lonjas en las que se comercializan alrededor de 300 especies diferentes entre pescados, mariscos, crustáceos, algas o equinodermos, entre otros. Son recursos de la máxima calidad y reconocido prestigio por lo que son demandados por compradores de cualquier punto del planeta.

A ellos se añaden los procedentes de la acuicultura, como el mejillón, y de la industria transformadora, que acaban suministrando los mercados de toda España y de otros puntos del mundo para elaborar los platos más innovadores y sabrosos en los restaurantes más prestigiosos.

Un sector con impacto en toda la economía

Las acciones de promoción de los productos del mar se convierten en una importante herramienta para elevar los precios e impulsar un sector fundamental para la economía gallega pues tiene interacción con 76 de las 83 ramas económicas identificadas en Galicia.

El complejo mar-industria gallego pone en el mercado cada año productos por valor de cerca de 9.000 millones de euros y el valor de las exportaciones está creciendo de forma continuada hasta superar los 2.700 millones de euros en 2022. En ese buen comportamiento tienen mucho que ver las campañas de promoción y la participación en ferias, donde las empresas gallegas cierran contactos y negocios con firmas internacionales haciendo que los productos del mar de Galicia estén presentes cada vez en más países.

Todos estos datos son el resultado de un sector marítimo-pesquero con actividades muy diversas -como la pesca, el marisqueo, los cultivos marinos, la transformación de productos del mar o su depuración- y más de 120 puertos que generan una importante actividad económica al tiempo que definen lo carácter de las gentes de su entorno así como la cultura y el patrimonio de muchas localidades costeras.

La promoción se convierte así en un paso intermedio entre la extracción y la comercialización de los recursos que contribuye a optimizar los resultados y mejorar la rentabilidad de la actividad en beneficio del conjunto de los profesionales del mar.

Una opción saludable

Las campañas de promoción para impulsar los precios de los productos del mar inciden en que consumir este tipo de alimentos es una de las mejores inversiones que se pueden hacer como sociedad, al contribuir a mejorar la salud y ahorrar en gasto sanitario al tiempo que se fomenta la sostenibilidad y la economía, especialmente la local.

Al adquirir pescados y mariscos frescos o cualquiera de los productos transformados o acuícolas de esta proteína marina no solo se están promoviendo unos mejores hábitos de vida sino que también se impulsa el trabajo de todas aquellas mujeres y hombres que cada día salen al mar para que este nutritivo recurso no falte en ninguna mesa.

Este gesto apoya a los profesionales de un sector que en Galicia cuenta con un gran peso dado que el 91% de las actividades económicas de la comunidad están relacionadas con la pesca y la cadena mar-industria. Las más de 60 lonjas gallegas subastan una gran variedad de pescados, mariscos, crustáceos, algas o equinodermos que ponen a disposición del consumidor un gran abanico de posibilidades para llevar a su hogar cada día y poder cumplir con las recomendaciones sanitarias de consumir, como mínimo, tres o cuatro raciones de esta proteína a la semana.

Y los gallegos predican con el ejemplo pues la dieta atlántica tiene en el pescado uno de sus grandes pilares, lo que contribuye a la longevidad de sus ciudadanos. De hecho, Galicia ostenta el segundo puesto en población con mayor esperanza de vida de España.

Fuente de Omega-3, vitaminas D y B, hierro, potasio, yodo, calcio…, los pescados y mariscos son alimentos con importantes valores nutricionales y con una huella de carbono de las más bajas entre los productos que hay disponibles en el mercado.

Por eso el consumidor actual encuentra en el sector extractivo y la industria transformadora la confianza necesaria a la hora de obtener un producto de calidad, respetuoso con su entorno y, a su vez, generador de un gran número de empleos. Solo la cadena mar-industria gallega da trabajo directamente a 40.000 personas.

 

Lea también

Ence impulsa desde As Pontes el ‘Consorcio Gallego para el Reciclaje Químico de Textiles Postconsumo’

Ence Energía y Celulosa impulsa la creación del ‘Consorcio Gallego para el Reciclaje Químico de …