Cementerios británicos y evangelistas en Galicia

Dentro de la programación cultural de la sede de AFundación de Ferrol, en las últimas fechas cumple destacar una notable exposición sobre el V Centenario de la Reforma Protestante (1517-2017), mostrando una amplia colección de Biblias de diferente formato. La exposición presentada en Ferrol, que en otros tiempos no sería posible, venía acompañada de una muestra, que no por corta dejaba de ser interesante, sobre la historia del protestantismo en Ferrol y su comarca.

En esta muestra se estudia el nacimiento y evolución de la religión protestante en la comarca ferrolana desde el último tercio del siglo XIX, momento en el que llegaron los primeros difusores de la Biblia y publicaciones religiosas protestantes a España, entre ellos George Borrows que estuvo en Ferrol durante tres días del verano del año 1837.

Más tarde, mediada la segunda década del siglo XX, tuvo cierta importancia la difusión del movimiento protestante en Ares, en parte propiciado por el enfrentamiento de los vecinos con un sacerdote de la localidad. Por causa de ello se produjo la apertura de una capilla evangélica en diciembre de 1916 y la construcción del primer cementerio protestante de la comarca, el Cementerio Evangélico de Ares, el año 1918.

Alejándonos ya de la comarca de Ferrol, y yendo a la ciudad de A Coruña, en la calle de Orillamar, situado al lado del camposanto de San Amaro, se encuentra el Cementerio Británico. Sus orígenes se remontan al año 1836, cuando arribó al puerto coruñés el buque inglés Endymion, que traía a bordo el cadáver de un oficial inglés que fue enterrado en unos terrenos donde hoy se alza el cementerio.

El año 1867 el cónsul inglés en Galicia compró los terrenos su propietario y en poco tiempo se edificó el Cementerio Inglés, siendo el propio cónsul la primera persona allí sepultada. Desde entonces fueron más de medio centenar las personas inglesas allí enterradas, incluyendo residentes en A Coruña, marineros y turistas fallecidos en la capital, además de algunos ciudadanos suizos y alemanes.

Fuera ya de este contexto, es de gran interés desde el punto de vista histórico y marinero, el conocido como Cementerio de los Ingleses, situado en plena Costa da Morte. El 10 de diciembre de 1887 naufragó el crucero inglés HMS Serpent, en unos bajos del arenal de la playa de Trece, dentro de la abrupta costa del Concello de Camariñas

De los 176 tripulantes del buque inglés solamente se salvaron 3 de ellos, gracias al uso de chalecos salvavidas. La mar solamente devolvió 142 cadáveres de los marineros ingleses, construyéndose en el lugar un sencillo cementerio donde están enterrados sus cuerpos. Hasta hace algunos años, llegada la fecha del naufragio, un buque inglés se desplazaba a la costa gallega para rendir las salvas de ordenanza en recuerdo de los fallecidos.

Para rematar y en lo que se refiere a Ferrol, lugar de abundante presencia inglesa durante los siglos XVIII y XVIII debida a la actividad del Arsenal y Astillero, no hubo un cementerio específico para estos ciudadanos, aunque hay constancia documental de la creación de la primera capilla evangélica el año 1877 en la calle del Socorro. Lo que sí existió en Canido fue un pequeño cementerio civil, anexo al camposanto católico para el entierro no solo de ciudadanos ingleses, sino también de otras religiones, así como los suicidas o declarados ateos. Este tema será el motivo de otro trabajo específico.

Por la transcripción. Juan J. Burgoa

Lea también

Inaugurada en la Biblioteca Municipal la exposición de la obra de Benito Vicetto

El alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela, participó en la tarde de este martes, …