Somos Fene aclara su situación ante la moción de censura

Fot. RadiofusiónFene

Somos Fene ha enviado un comunicado  a los medios de información mediante el cual aclara su situación ante la moción presentada contra el actual gobierno local BNG-EU y en el que señala que

«Como no se puede ocultar la realidad de los datos y de los hechos, sirvan estos a modo de preámbulo:

En las elecciones del 2011 el BNG se negó a apoyar a la fuerza mayoritaria de la izquierda, el PSOE, dando el gobierno al Partido Popular cómo lista más votada. Hoy en día los actores personales, salvo Somos Fene, son prácticamente los mismos.

El resultado de las últimas elecciones municipales fueron en número de concejales 7 para el PP, 4 para el BNG, 3 para el PSOE, 2 para Somos Fene y 1 para IU.

La ciudadanía de Fene no escogió a Juventino José Trigo como alcalde, ya que ni siquiera fue la la lista más votada. Fue alcalde gracias a un pacto de gobierno suscrito con el PSOE y Somos Fene.
Después de incumplir el pacto firmado, bloqueando sistemáticamente todas las iniciativas de los otros dos grupos, el alcalde decide expulsarlos del gobierno, rompiendo así el pacto que nunca respetó. Utiliza como motivo a no conformidad de PSOE y Somos Fene con la presentación de los presupuestos vía moción de urgencia para un pleno ordinario del día siguiente. Somos Fene y PSOE habían propuesto que debían ser tratados en un Pleno monográfico después de su exposición pública para contar con la participación ciudadana. A pesar de intentar convencerlo el alcalde siguió adelante con su intención sabiendo que no se le iba a aprobar la moción de urgencia (que no era un no a los presupuestos, como persiste en decir). Sólo fue una simple maniobra para poder gobernar en solitario.

A la vista de estos irrefutables datos, se puede concluir que de no gobernar ellos el BNG prefiere que gobierne el PP.

La ruptura del pacto, en realidad expulsión de los socios de gobierno, genera para el futuro una profunda herida para la posibilidad de acuerdos de la izquierda en Fene.

Somos Fene, en el primer pleno post-expulsión del gobierno, propone al alcalde que haga una cuestión de confianza, con la esperanza de poder retomar el pacto. No se realizó y siguió adelante con su plan, incorporando después a la concejal de IU. Su actuación, arrogándose la voz del pueblo de Fene recuerda el modelo de los «consistorios del franquismo«. Esta conducta lleva al gobierno a la situación actual, «un fracaso nunca se improvisa, se construye», y eso es lo que hicieron.

Esta situación llevó al conjunto de la oposición a explorar la posibilidad de una moción de censura en el mes de Junio. No fue adelante por nombrarnos no adscritos la plataforma (PDdG) a pesar de no ser militantes suyos. El juzgado del contencioso-administrativo nos repuso en nuestro derecho como Somos Fene.

Todo esto ya no tiene remedio, pero hay cosas que se pueden enmendar

Estamos en una situación compleja, y tenemos la responsabilidad política de afrontarla con una medida excepcional, la Moción de Censura, para cambiar la forma de gobernar y establecer un modelo de gobernanza que garantice una gestión eficaz. En este escenario una moción de censura es un ejercicio pleno de actividad política democrática, al igual que el necesario diálogo y los pactos.

Somos Fene era partidario de un gobierno de concentración de toda la oposición tal como se exploró en junio, pero no fue posible. Ahora no hacemos una coalición PP-Somos Fene, eso sería un acuerdo político previamente pactado para toda una legislatura tal como habíamos hecho en el fracasado tripartito con el BNG.

Aplicando la ética de la responsabilidad, y dejando de lado las reticencias y los legítimos intereses partidarios, establecemos un proceso de diálogo, negociación y pacto para encontrar la solución que permita afrontar la grave situación creada por el gobierno del BNG. Un diálogo constructivo de los que pensamos diferente pero que dejando de lado consideraciones políticas e ideológicas tenemos un objetivo común: el bien de la ciudadanía de Fene.

Llegamos a un «acuerdo circunstancial» que se circunscribe al tiempo que resta de legislatura y define el campo de acción política para este período. Campo marcado por un programa de gobierno que no sólo recoge todos y cada uno de los apartados del antiguo pacto tripartito con el BNG sino también el marcado por el intento anterior de un gobierno de concentración.

Nuestra decisión puede parecer contradictoria, por la falta de hábito de hechos similares en nuestro Ayuntamiento, pero es coherente con nuestro ideario de actuación política municipal explicitado en nuestra página de facebook (Geometrías variabels en la política municipal).

Somos Fene no pertenece a En Marea, ni organicamente cómo tal ni sus concejales como militantes de adscripción individual. Nunca nos presentamos ni hablamos como representantes de En Marea, ni usamos sus distintivos y logotipos. Somos Fene nació antes que En Marea.

Que participemos ideoloxicamente en el etéreo espacio de En Marea, con sus confluencias/divergencias, y llamemos a votar por sus candidaturas para los parlamentos de Galicia y de España no quiere decir que me los sea de En Marea. No lo somos.

Nosotros tenemos nuestro espacio bien delimitado como candidatura municipalista, Fene, y nuestras confluencias individuales vienen marcadas por nuestro programa político, que permite la coexistencia de distintas sensibilidades políticas, gente con experiencia de militancia en partidos de la izquierda nacionalista y no nacionalista, así como gente sin militancia anterior. Nuestro portavoz Xoán Manuel Bastida no pertenece la ninguna organización política que no sea Somos Fene.»

Lea también

Fene ultima o seu XXX aniversario do Día do Deporte na Rúa

A concellería de Deportes de Fene ultima a organización do seu 30º Día do Deporte …