Espabila, Ferrol

Carlos J. García.

Ya hace unos cuantos días los distintos medios de comunicación, principalmente los provinciales y autonómicos (o yo no lo vi, o los medios locales fueron parcos en la difusión de la noticia) se hicieron eco de una reunión, sorprendente en todos sus aspectos, de los alcaldes de A Coruña y de Santiago de Compostela con el Deán de la Catedral Compostelana, don Segundo Pérez, sacerdote muy vinculado a nuestra Diócesis en la que se ordenó y desempeño distintos cargos. El objetivo, según manifestaciones de las partes, de tal reunión era presentarle al Episcopado Compostelano un proyecto que justifica la posibilidad de que fuese expedida la acreditación de «La Compostela» a aquellos peregrinos que recorriesen la parte del Camino denominado Inglés que se inicia en Ferrol  y finaliza en la tumba del Apóstol.

El Camino Inglés era el utilizado por los ingleses y gente del norte de Europa que desembarcaban en el puerto de Ferrol y en el de A Coruña cuando peregrinaban a Santiago. Como Vds. saben, para conseguir la acreditación del Camino ha de justificarse haber recorrido al menos 100 kilómetros andando o en bicicleta, o 200 a caballo, para llegar a la tumba del Apóstol Santiago. Circunstancia espacial que no se da desde A Coruña y si desde Ferrol.

Pues con tal encomienda ambos alcaldes (supongo que el de Santiago iría de valedor) fueron recibidos por el Deán. Por las declaraciones de los regidores locales y posteriores noticias en prensa parece que han conseguido su objetivo y se contemplará tal excepción; pero escuchando a don Segundo Pérez quedan dudas, ya que no sé si es que les ha tomado el pelo a ellos, o a todos nosotros o pretende ser muy irónico (aunque pienso que si es así, está fuera de lugar), cuando declara que se puede arreglar lo de la distancia si al iniciar el camino dan los peregrinos unas cuantas vueltas a la Torre de Hércules.

El caso es que Ferrol ha vuelto a perder una posición dominante y seguramente con razón ya que en Ferrol no le damos cogido el aire a lo turístico y el camino no es una excepción que está tan dejado de lado como otras cosas.

La posibilidad de hacer la peregrinación a los visitantes llegados en los trasatlánticos al puerto de A Coruña ofrecerá una ventaja al de la capital sobre el puerto de Ferrol, que sí cumple la distancia, y lo vamos a notar; al igual que el Ayuntamiento coruñés aprovechará la influencia del flujo de turistas por la cercanía del aeropuerto, que hace bien en hacerlo.

En fin, lo peor no es que los alcaldes de Marea utilicen tradiciones eclesiales que representan a una Iglesia que, según teorías defendidas por tales corrientes políticas es culpable de todos los males, con fines económicos. Lo peor de todo es que en Ferrol nos hemos quedado como si nada. Nos da igual, la apatía parece que nos ha ganado por goleada. ¡Espabila Ferrol, que te siguen robando la cartera y tú como que llueve!. Que ya ni llueve.

Lea también

Letras Galegas 2024

Julia M.ª Dopico Vale “Luísa Villalta é unha das voces máis importantes da literatura galega …

3 comentarios

  1. Aunque creo entender que el tono general de su artículo conducente a levantar el ánimo de los responsables de la conservación, difusión y promoción del Camino Inglés desde Ferrol, creo que el hecho de que se de la Compostela a los que lo realicen desde Coruña no va a influir en el número de peregrinos que partan de la ciudad naval. Si hay una red de albergues y un trazado bien señalizado, cuidado y diseñado la gente preferirá hacerlo desde Ferrol, además de que hay mucha gente que quiere hacer cuantos más caminos mejor.

  2. alfonso posada

    Es muy triste que una ciudad (no un pueblo, como un imbécil, supuesto cocinero, dijo en su programa televisivo) como Ferrol, con un pasado impresionante en muchos aspectos, no aproveche sus muchos atractivos.
    No es sólo culpa de unos políticos pacatos e ignorantes. Hay una población acomplejada que debería ‘ponerse las pilas’ y respetar la historia de la ciudad menos valorada de Galicia.

    Dicho sea con todos los respetos.

    • También con todos mis respetos me gustaría expresar que hay una parte de la población acomplejada, pero también otra dinámica y trabajadora que sólo reivindica lo que es justo. El Camino Inglés empieza en Ferrol y al cabo de una hora deja de pasar por nuestro municipio; es muy difícil que sin el apoyo de otras administraciones y colaboración de todos los municipios del trazado se llegue a buen puerto. De nada serviría que hiciéramos un camino de baldosas amarillas de Curuxeiras y acondicionáramos un albergue de cinco estrellas en sus proximidades si después en Narón, Neda, Cabañas, etc. no hacen su parte. En cualquier caso creo que no hay que ser tan cortoplacista y sí avanzar en la promoción de todo lo bueno que tenemos.