Por Reyes…soñar no cuesta dinero

 Manuel Galdo

De los problemas todo el mundo habla y entiende, pero de las soluciones a los mismos nada de nada.
Hagan algo señores, me refiero a quienes esto compete. Para empezar deberían enumerar y hacer un análisis exhaustivo de las necesidades que como ferrolanos tenemos y definidas estas priorizarlas según conveniencia, pero seamos realistas, es que Ferrol tiene demasiados frentes abiertos donde se puede actuar y por ello, para bien ser, habrá que decidir primeramente sobre cuál de ellos hacerlo.

La industria naval, la diversificación industrial, el saneamiento de la ría y su explotación comedida, la infrautilización del puerto exterior, la peatonalización de A Magdalena, la Mancomunidad de la Ría, la movilidad urbana, la despoblación galopante de la ciudad, el transporte público, son entre otros de menor envergadura los frentes en los que habría que actuar de manera inmediata, ya que directa o indirectamente son todos ellas actividades y/o actuaciones que podrían dinamizar, y por ende conseguir, que la ciudad retome el camino del crecimiento y abandone de una vez por todas el sendero que nos tiene abocados, al mayor desastre poblacional que nunca Ferrol haya sufrido en su historia. Y por cierto, algo tendrán que hacer con el ex cuartel Sánchez de Aguilera hoy convertido en «almacén de basura» de lujo, piensen señores, piensen y actúen.

Todas en su conjunto y cada una por separado son propuestas capaces por sí mismas o cada una en particular de crear empleo y debería ser éste el primer y más importante «proyecto» a materializar, para de nuevo variar el rumbo y tomar el camino del desarrollo.

Papá Noel pasó sin pena ni gloria, voy a pedir a los Reyes, ya que soñar no cuesta nada, algunas cosillas para tratar de detener el desastre al que de seguir como hasta ahora estamos abocados y procurar la reactivación de la dinámica productiva ferrolana, para de esta manera conseguir el resurgimiento de Ferrol como ciudad dinámica, próspera y ejemplarizante.

Pero vayamos por partes, quizás sea hora de retomar el fallido proyecto de la Mancomunidad de la Ría, y que vistos los fallos habidos en ella se corrijan los mismos para procurar un funcionamiento productivo del ente, en beneficio no solo de la ciudad sino también de las poblaciones costeras de nuestra ría y de la comarca. Quizás sea hora de «tirar» el Puente de las Cabras y con él las barreras que nos separan del vecino ayuntamiento, pero esto no quiere decir que haya que fusionar físicamente los concellos de Narón y Ferrol, que también, sino que lo que hay que hacer es procurar que ambos concellos, y Fene y Mugardos y poblaciones o barrios limítrofes, Ferrolterra en definitiva, arrimen el hombro y empujando todos en la misma dirección, tratar de conseguir esa tan anhelada unión metropolitana.

Sin olvidar la industria naval que junto con el Arsenal y la Marina fueron los pilares de la ciudad, la diversificación industrial se me antoja a todas luces necesaria para procurar el resurgir poblacional y el consecuente crecimiento que ello supondría.

El puerto exterior, el tapón de la ría, es el culpable de la «desfeita» que supone su ubicación para la fauna marina y el saneamiento, pues ahí lo tienen muerto de risa, o casi, con cuatro paladas de carbón almacenadas allí para Endesa y esperando que «llegue» el tren a Caneliñas, y a ver si por fin así aparecen los containers que con su trasiego lo saquen de la inactividad productiva a la que está sometido.

La peatonalización, el transporte público y la movilidad urbana son otros tres frentes en los que hay que actuar, si o si. Al primero estamos obligados por las imposiciones a las que nos tiene sometidos la Comunidad Europea y otros organismos globales y justificada con la argumentación de la defensa del medioambiente, pero realizado éste debe mejorarse el segundo necesariamente, y la movilidad urbana vendrá por añadidura como consecuencia de los anteriores. Entones, vayan a ello, sin dilación, sin escusas, si hay que hacerlo, háganlo ya.

Parece ser que la solución de estos tres problemas anteriores es bien fácil de asumir, ya que según la Concejala de Urbanismo, «el transporte público se mejora restringiendo el privado», así lo dijo en unas <Conversas no Parador>, y se quedó tan ancha, como si con eso fuera suficiente. Yo creo que «se le fue la olla». ¿Para cuando un microbús itinerante que, sin tráfico rodado en A Magdalena, circule libremente por la ciudad uniendo sus barrios de forma alternativa según demanda del usuario, utilizando para ello los tecnicismos de que disponemos para solicitar el servicio cuando lo necesite?.

Hay otro problemilla por ahí, me refiero a Ferrol Vello, del que no debieran olvidarse los regidores ferrolanos, los que toquen, da igual su tendencia política, ya que el asunto les concierne a todos ellos, los que fueron, los que son y los que serán, y son ellos quienes de una vez por todas deben tomar una determinación y que a la vista del deterioro de una gran parte del barrio deberían ejecutar con urgencia, es que no hay otra, conservar dos o tres edificios emblemáticos y el resto «carne de retropala».

Reinicien el camino, comiencen la actividad, creen empleo, eviten la despoblación, fomenten los nacimientos, llévennos de nuevo a la senda del desarrollo.

Lo dicho, soñar no cuesta nada,en estos días de Reyes, pidan, pidan, a lo mejor hay suerte.

Lea también

«Esto nunca ocurrió»

José Manuel Otero Lastres Creo que hoy son más importantes las imágenes que cualquier otra …

2 comentarios

  1. Luis María Taboada

    Hola Galdo:
    Muy bueno tu análisis sobre nuestro Ferroliño. Coincido en todos tus argumentos y las posibles soluciones. El problema es que no se aplican ni se debaten.
    Para empezar, hay que hacer una lista de temas que nos preocupan y luego priorizarlos, como tú sugieres.
    Justamente eso es lo que hicimos en nuestra Asociación A Magdalena. Más de 30 asuntos fueron aportando los socios. Luego los pusimos por orden de importancia o urgencia. Y ya hemos empezado por algunos. Ya te daré la lista.
    Hablas del saneamiento, el transporte público, la peatonalización, el tren al puerto, etc. Algunos son urgentes y otros no tanto, pero si importantes.
    Llegados a este punto, creo que se deberían hacer, como ya le pedimos al alcalde, plenos de vecinos, donde se traten todos estos asuntos.
    Pero como de momento no los convoca, creo que los ciudadanos tenemos que dar el paso.
    Albert Einstein dijo: “El mundo no será destruido por los que hacen el mal, sino por aquellos que los miran sin hacer nada”.
    Tiene más razón que un santo. O nos movemos o todo seguirá igual, parecido o peor.
    Así que desde aquí, y contando con la difusión de Galicia Ártabra, (gracias Pedro) podríamos convocar una asamblea ciudadana para dentro de unos días. Si quieres nos vemos y tratamos este tema.
    Bueno Galdo, sigue así de activo y preocupado. Cuenta conmigo.
    Un cordial saludo, Luis María Taboada.