Una niña se queda encerrada en la vivienda y tuvieron que acudir los bomberos

Fot. Loreto G.

Sobre las nueve y cuarto de la tarde de este sábado se requirieron los servicios de los Bomberos de Ferrol debido a que una niña se había quedado encerrada en su vivienda de la calle Nueva de Caranza, 110, y sus padres no podían acceder a ella.

Todo ocurrió cuando los padres de la niña, de tres años, salieron un momento a las escaleras y dejaron la puerta abierta. La menor la cerró y ante sus llantos y no poder acceder al pìso los padres tuvieron que avisar a los Bomberos de Ferrol que acudieron con el camión-escalera y accedieron desde la calle al cuarto piso en la calle Nueva. Tras poder abrir la puerta, desde dentro, todo se quedó en un susto.

Lea también

«Ferrol está en movimiento gracias al esfuerzo y al trabajo de todos. Seguiremos trabajando juntos»(Rey Varela)

Mas de dos centenares de ciudadanos pertenecientes a los sectores de la cultura, vecinal, deportivo, …