Podemos corrompernos, ¡si, Podemos!

manuel molaresManuel Morales do Val-(molares@yahoo.es-cronicasbarbaras.es)
Qué sabio fue el judaísmo al descubrir cuál es el primer pecado que comete el ser humano, que el cristianismo llama original: la codicia que corrompe a los virginales Adán y Eva.

Un pecado que inevitablemente repiten hasta los más puros, como han demostrado los fundadores de Podemos.

Rousseau creía que “El hombre es bueno por naturaleza” y para ello creó a Emilio, al que forjó desde bebé como un ser perfecto, pero los humanos como él se corrompen en cuanto la serpiente les ofrece ser como Dios, o El Padrino Chávez les hace una oferta que no pueden rechazar.

Si creemos que no nos vigilan caeremos en la tentación, como ocurrió con los tres creadores y dirigentes de Podemos, a los que luego han descubierto.

El pequeño Pablo Iglesias e Íñigo Errejón pidieron pequeñas mordidas desde el principio de sus carreras, y vivieron hasta ahora de ellas: plazas de profesores otorgadas a dedo, sin concurso público, investigaciones y tesis doctorales de valor científico y práctico cero.

Así, la tesis doctoral de Pablo Iglesias es solamente una larguísima, insoportable, alabanza de las manifestaciones de los antisistema europeos típica de un aspirante a empezar 1º de Periodismo.

La vende como un gran trabajo y es filfa, como la vida laboral de su novia, Tania Sánchez, que cobra desde niña de la política, como su casta familiar, que le daba contratos de 1,3 millones de euros a su hermano, y especulaba con sus pisos protegidos.

Lo de Errejón es chusco, cobrando de una universidad arruinada por no hacer nada útil, y lo de Juan Carlos Monedero, es para el Nobel de las bobadas: antiguo conquistador español, vendiendo cuentas de vidrio ideológicas que arruinan Venezuela para cobrar grandes cantidades de euros y evadirlos en España.

Adán y Eva aceptaron una manzana, y estos choricillos quieren un país para hacerse ristras de grandes chorizos, como tantos políticos de la casta: finalmente Emilio se volvió ladrón, sádico, asesino y pederasta.

salas-14-2

Lea también

«El encargado» y «Nada», dos series Argentinas para disfrutar y divertirse

Pedro Sande García La primera versión de esta crónica estaba centrada en una sola serie, …