Ola Ferrol-La Caridad, Sotomayor, la calle Rubalcava y un agosto caliente

Carlos Barcón, periodista vocacional y pintor aficionado.

LA CARIDAD

Y sabiamente dijo el Papa Francisco, en la sede de Scholas Occurrentes en Cascais,(Portugal), dentro de las Jornada Mundial de la Juventud, que «la caridad –compendio de todos los preceptos, según San Agustin– es amor en acción». Algo que es muy bueno en repetirlo, ya que se trata de una acción que debe ser espléndida, ya que en su ejecución nos dice a las claras que, contra dichos en contra, todavía hay gente en el mundo, dispuesta a compartir con los demás.  Aunque que hay distintos grados de caridad, como los hay de piedad.

Y es que quien dá esperando recibir algo a cambio es un caritativo interesado. Por el contrario quien da en mano al necesitado recibe en pago el agradecimiento, casi siempre. Quien dá por figurar, más le valdria que no diera. Quien dá desde el anonimato, resguardándose, no desvelando su identidad, no da por nada, y suele dar porque le sale del corazón el dar, por su sentido de la caridad en alto grado, profundo, sincero y noble, esencial y ejemplar.

Ferrol desde hace mucho tiempo viene ejerciendo esta caridad en acción, de muchas maneras. Y confiemos siga esta antorcha de la caridad, cosa que creemos sucederá, por la gran solidaridad que desde siempre han venido ofreciendo los ferrolanos, a pesar de que, por otro lado, venimos observando que el mundo actual es materialista y sobre todo egoista, en esa fascinación por el poder económico y hasta político. 

Ya hace mucho tiempo, que un tal Quevedo dejaría dicho que «si haces bien para que te lo agradezcan, mercader eres, no bienhechor, codicioso, no caritativo». Y otro escribiría que « el hombre está hecho para dar y recibir, ayudar y aceptar la ayuda».

Tambien el Papa Francisco, al final del encuentro, tendría su turno de dejar su huella, con breve y acertada pincelada, en el mural de más de 3 kilómetros pintado por los jóvenes católicos… posiblemente en ese saber de que el pintor –sin querer emular al recordado italiano Fray Juan de Fiésole, más conocido como Fray Angélico, al que otro Papa, Juan Pablo II proclamaría en 1984, «patrón de los pintores artistas,– hacer del mundo el espejo de sus emociones, hechos naturales como, como entre otros, el florecimiento de las flores en primavera, y es que el carácter imaginativo de la naturaleza de Cristo hace de EL el centro palpitante del romanticismo artistico. ya que EL posee todos los colores de la vida, el misterio, la rareza, la conmoción, la sugestión, el éxtasis y sobre todo el amor…ya que la gloria de Cristo consiste en que EL es, en todo, como una obra de arte».

EL PINTOR SOTOMAYOR Y FERROL

En el pasado mes, y en el Monasterio de Sta Catalina de Montefaro, con la colaboración del Concello de Ares, la ilustrada Doctora en Historia del arte, la ferrolana María Fidalgo Casares ofreció una interesante conferencia en torno a la figura del excepcional pintor ferrolano, Fernando Álvarez de Sotomayor, nacido un 25 de septiembre del 1875 y fallecido un 17 de marzo del 1960, charla a la que por diferentes motivos no he podido asistir, pero el tema es y será siempre interesante por esa exaltación de quienes con su actividad creadora escribieron páginas importantes de la historia local, nacional e internacional, como es el caso del notable pintor Sotomayor, del que como decimos, aunque ampliaré el tema en relación con su ciudad natal,  ya en octubre del 1917, y con motivo de poner el concello de Ferrol, una lápida en la calle en que nació,—calle Sinforiano López, hoy calle Real, nº 132) le escribiría al entonces alcalde, José Fraga de Castro, la siguiente nota: » Muy Señor mio y distinguido amigo; Enterado por la prensa del acuerdo tomado por el Excmo Ayuntamiento, referente a poner una lápida en la casa en que nací, me dirijo a Vd. para expresarle mi profundo agradecimiento pòr el honor que se me hace, tan grande como inmerecido. Este acuerdo, unido a las atenciones de que Vd. y el municipio ferrolano me hicieron objeto, durante mi corta estancia en Ferrol, me obligan a guardarles eterna gratitud, y a considerar que solo el amor a nuestro pueblo tiene a sus hijos pueda salvar la desproporción entre el agasajo recibido y mi falta de méritos. Recibe Señor Alcalde (y le ruego lo haga extensivo a los demás señores que componen ese Ayuntamiento) la expresión de mi más profunda gratitud, Se reitera de Vd. afectisimo amigo, Fernando A. de Sotomayor. Sic. Plaza de Cánovas 4.«

En entrevista realizada en abril del 1958, para la desaparcida revista BAZAN, manifestaba que «Aunque ausente, siempre he procurado que El Ferrol me tenga presente. Hay dos vistas únicas en Europa: la de Sta Tecla en Pontevedra, y la de Prioriño, de El Ferrol. «.

Por otro lado, en entrevista llevada a cabo por el recordado sacerdote castrense y escritor Carlos Polo López-Berdeal, en el ejemplar «Galicia, en sus hombres de hoy» (1971), le exponía que » En El Ferrol celebré y como despedida una exposición, la mejor que hice en mi vida, y se la dedique a los obreros de la Constructora y a la Marina, sin ningún interés económico por mi parte… «Exposición que se celebraría el 14 de septiembre del 1953, bajo el patrocinio del Concello ferrolano, mostrando 51 cuadros. El Concello lo nombraría Hijo predilecto.

Decía «No sé si sabrá Vd. que soy hijo de marino (Teniente de Navio). Mi padre era profesor de la Escuela Naval en la fragata «Numancia», aue estaba de apostadero en El Ferrol. Por eso yo nací allí. Pero no soy hijo de gallego, a pesar del apellido. Los Alvarez de Sotomayor, oriundos del Castillo de Sotomayor, en Arcade, se fueron en tiempos de la Reconquista a Andalucia. Ahora, a los cinco siglos hemos vuelto a Galicia, a la tierra «meiga», sí, al pueblo más honrado del mundo… Bergantiños, donde veraneo, es de una honradez que que no se encuentra en ninguna parte del mundo…¡ Galicia!.. Mi hija es gallega, de La Coruña.Los hórreos son la mano abierta al viajero…Somos los más europeos de España, ¡ La saudade!…Si hay en España un tipo diferencial es el gallego.»

A nuestro juicio, en Sotomayor, el tema regional se eleva a un plano universal, en el que lo folklórico pierde toda su crudeza originaria, manteniendo un profundo interés por el motivo regional. GALICIA y sobre todo su ciudad natal debería rendirle al genial e inspirado artista, la ofrenda cordial que creemos, se merece, especialmente por haber sabido elevar a la categoría estética los valores raciales de nuestra tierra. De forma muy modesta, ya en el 1975, la veterana Asociación de Artistas SAF, con el patrocinio de la Caja General de Ahorros de El Ferrol, convocaba el primer premio regional de pintura «Alvarez de Sotomayor», premio que por motivos que nunca se dijeron, dicho certamen quedaria suspendido… No sería nada malo que el anunciado Premio de Pintura que pretende nuestro nuevo gobierno municipal, llevase su nombre, así como tambien el Centro Cultural Municipal.

LA CALLE RUBALCAVA

A esta empinada calle, le tengo mucho cariño, pues en ella nacería uno. Calle bien pavimentada, que fue alegre, por la existencia de mucha gente joven sobre todo, llena de buenos y apreciados y recordados vecinos –la familia Nores, Bermejo, Gómez, Rey Dopico, Lagunas, los empresarios catalanes Riera, Juan Fernández, Quiñonero, Ruibal, Piñón, Serrano, el futbolista Silvosa, Beceiro, Gestoso, Quintero, López Pita, Sedes, Garrote, Losada, …– asi como de tiendas, de fábrica textil, de pasta, casa de acogida, colegio, economato de Bazán, empresa de escayola Miramontes, taller de ebanisteria, carbonería, empresa Riego… y por supuesto la Cocina Económica y ya más abajo el CINEMA.

Una calle que en febrero del próximo 2024, cumplirá 130 años, con este nombre dado por el Concello al que sería Almirante Joaquín Gutiérrez de Rubalcava, habiendo sido además senador, concediendole el Rey Alfonso XII el titulo de Marqués.

Pues bien en esta «histórica calle» donde como bien digo disfrute de chaval jugando en ella, teniendo en aquél entonces un buen pavimento, desde hace años es una desdicha y sobre todo se encuentra en un abandono injusto, pues muchas de sus casas, solares y edificios existentes, se caen de puro viejo y otros cerrados desde hace años. Confiemos que por su antigüedad como calle, que como decimos tiene su historia, sea reparada. Y pensemos que es una de las salidas de la zona centro hacía Canido.

AGOSTO CALIENTE

Pues ya estamos metidos en el mes de agosto, dicen que el mes más cálido, el mes de las calores, de las eras doradas y los frutos en sazón, aunque por estos pagos, no es un agosto de rigor, de calores sofocantes, de mosquitos zumbones… No, por nuestra ciudad y su amable y acogedora comarca, sino de un agosto placido, de la vagancia activa, de la lectura de obras de buenos amigos –Guillermo Llorca, Ramón Loureiro, Vicente Araguas…– y de aconsejadas visitas a esos excelentes comedores que nos brindan, junto a la mar, especiales locales de rica gastronomía.

Que es el caso, entre muchos, del bien situado restaurante A Frouxeira, de tierra al mar asomado, mirando a la mar, a ese mar limpio, siempre en movimiento, tantas veces retratado…

Y en este último domingo placentero, hemos disfrutado de, entre otros, de esa paella a la Frouxeira, de unos sabrosos calamares a la anda, y de unos deliciosos postres, aunque en su extensa carta pudimos enterarnos de la existencia de ese pulpo a la brasa, choquitos frescos de la ría fritos, de almejas a la marinera, de la merzula del pincho a la gallega, medallones de rape a la cedeiresa o de todo tipo de carnes y postres….

Y por supuesto, cordial y eficaz atención, especialmente por Bea, atenta y servicial en todo momento.

Viva el agosto del bronceado y del baño, del buen color, del sol y de la sal, pero tambien conviene disfrutarla, de la rica gastronomía.

 

Lea también

Ferrol celebró el Día Internacional de las Lenguas de Signos Españolas

Este viernes, 14 de junio, se conmemora el Día Internacional de las Lenguas de Signos …