José Ferrer de Couto, militar, historiador y periodista. Luchó contra el abolicionismo de Lincoln

josé ferrer-1José Ferrer de Couto nació en Ferrol el día 14 de julio de 1820 –(+ Nueva York, 1877), militar, historiador y periodista español, fundador de El Cronista de Nueva York.

Su padre, Manuel Vicente Ferrer, era subteniente graduado de Infantería de Marina; su madre, Manuela de Couto, tuvo trece hijos.

Estudió en la Academia Militar de Guardias Marinas y Pilotos de Ferrol. En 1837 fue nombrado subteniente de uno de los batallones que se enfrentaron a los carlistas. Publicó un tratado titulado Moral del ejército que le ocasionó numerosos problemas y marginaciones dentro del cuerpo, por lo cual se separó del ejército en 1844. Defendía en él la escrupulosa separación entre carrera militar y política; se le debe también un tomo de poesías, Horas de mal humor.

Ministro de la Guerra

Tras licenciarse, produjo los tres volúmenes del Álbum del ejército español, obra que le granjeó el cargo de ministro de la Guerra y miembro de la Comisión de Historia de la Infantería Española presidida por Serafín Estébanez Calderón.

Por entonces le encargaron una Historia de la Marina Real Española; mientras se documentaba con este propósito produjo además una Historia del combate naval de Trafalgar que le valió la Cruz de Carlos III (en esta batalla combatió uno de sus antepasados, Diego de Couto). También obtuvo la encomienda de la Orden de Isabel la Católica.

Con motivo de la expedición contra Cuba del insurgente Narciso López y su captura viajó a Cuba y publicó una Vindicación de los hechos y administracion de los españoles en América, y un América y España dirigido contra los Estados Unidos y la doctrina Monroe (o Monroy, como se la llamaba por entonces). Otras obras suyas de entonces son Cuestiones de México, Venezuela y América en general, Reincorporación de Santo Domingo a España y México y España. De Crisol histórico español y restauración de glorias nacionales llegaron a hacerse dos ediciones, y el autor regaló los fondos que obtuvo con esta exitosa obra a los gastos de la guerra de Santo Domingo, Cuba y Puerto Rico. Y marchó a Nueva York en 1860, donde hizo fortuna.

El Cronista de Nueva York

Al fallecer el propietario y director de La Crónica de Nueva York, encargada de defender los intereses españoles en los Estados Unidos, le encargaron dirigirla en 1863. Pero prefirió fundar y editar un periódico nuevo, El Cronista de Nueva York, que también dirigió y desde donde denunció las piraterías ocasionadas contra las repúblicas hispanoamericanas y contra las islas españolas en auxilio de la labor del embajador y escritor Gabriel García Tassara. Además denuncia que la elección de Mr. Lincoln como presidente de la República hace inevitable la guerra, fue como el primer cañonazo disparado entre las dos secciones.

Con motivo de las mentiras interesadas de la prensa estadounidense, se dedicó a desmenuzarlas y desentrañarlas. Además luchó contra los independentistas cubanos emigrados; en una ocasión fue acometido por una decena de individuos en la calle en una encerrona promovida por Bembets.

Retado varias veces

Fue retado varias veces a duelo; en 1870, por ejemplo, por el independentista cubano Francisco Porto; tuvo que hacerse en Canadá, debido a las leyes que prohibían estas formas de solucionar las querellas; tenía experiencia en estos avatares; ya en 1869, en concreto, su conducta al respecto con otro cubano había despertado una general admiración. En 1875 fue retado otra vez a duelo por Juan Bellido de Luna, editor cubano del periódico neoyorkino La Independencia; a última hora fue sustituido por el coronel Pío Rosado; el duelo tuvo lugar en la frontera belga, cerca de Ronbaix, y de Couto fue herido en la mejilla derecha. También escribió Cuba puede ser independiente.

josé ferrer-2En contra de los planes abolicionistas de Lincoln

Encabezó, por demás, en los estados del norte la oposición a los planes abolicionistas de Abraham Lincoln con su libro de 1864, un año antes del final de la Guerra de Secesión y del asesinato del presidente, reeditado en España por la editorial Extramuros, que fue sin duda su obra más polémica, Los negros en sus diversos estados y condiciones, tales como son, como se supone que son y como deben ser, publicado de forma unísona en inglés y en español (Nueva York, 1864), y que le atrajo la inquina de los medios abolicionistas. Es un extenso estudio cuyo propósito es justificar económica, histórica y moralmente la práctica de la esclavitud —que Ferrer de Couto no reconoce como tal, sino como «trabajo organizado de los negros»— y se plantea como una base de acuerdo para que ambos bandos en la Guerra de Secesión, el norte de Lincoln y el Sur de Jefferson, la preserven sea cual fuere el resultado final de la contienda:

Tratando de facilitar un acomodamiento honroso entre el Norte y el Sur de los Estados Unidos se han pensado y escrito todos los argumentos de este libro.

Ferrer de Couto entiende que la esclavitud de los negros es en realidad «el rescate de aquellos infelices» de sus «atroces» condiciones originales en África y que la «aplicación de sus fuerzas a la agricultura y a la industria es un hecho civilizador y humanitario». No duda en atribuir históricamente a España y Portugal la responsabilidad del tráfico de esclavos a gran escala. Estima que este flujo permitió «arrancarlos de los altares del Demonio y trasplantarlos a tierras cultas donde al fin alcanzaban el conocimiento de Dios y de la vida social, por los caminos de la religión y el trabajo». Para reforzar este argumento, el periodista Ferrer de Couto, gran conocedor de África, hace en su extenso libro unas detalladas descripciones de la brutalidad que impera en las naciones del África occidental desde que la influencia española y portuguesa fue desplazada por los «filántropos» ingleses y franceses, que dejan en un cuento de hadas las atrocidades registradas en El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, ambientado en el Congo.

José Ferrer de Couto fue además Miembro de la Sociedad Económica de Madrid y de la Sociedad Geográfica de México, caballero de la orden del mérito militar, caballero del hábito de Santiago, caballero de la orden militar de San Fernando, oficial de la orden militar imperial de Guadalupe, miembro honorario del Casino Español de la Habana.

Necrológica del New York Times

A su muerte en 1877, el New York Times le dedicó una extensa y elogiosa necrológica. que lo retrata como un empresario que amasó una fortuna en la Gran Manzana, donde ejerció una gran influencia y era el principal referente de la importante colonia española en esa época, cuando España era todavía una de las mayores potencias comerciales y militares del mundo.

José Ferrer de Couto fue enterrado en Nueva York, pero en el año 18812 sus restos fueron repatriados a España. En ese año aparece en la prensa madrileña una esquela en la que el Ministro de Ultramar, la viuda de José Ferrer, Isabel Conchuela y Olive, y resto de familiares, ruegan la asistencia a un funeral en la iglesia parroquial de San Ginés y el traslado de los restos mortales al cementerio de San Isidro.

(Datos en Wikipedia y J.J.Burgoa)

 

 

Lea también

Nuestras gentes-Emiliano Balás Silva, significado pintor, poeta y escritor

Emiliano Balás Silva nació en Ferrol el 8 de mayo de 1859 ( Falleció en Ferrol el …